repelente de imbéciles

viernes, 4 de diciembre de 2009




De lo que en tu vida entera
nunca debes hacer caso:
La fisga de un envidioso,
el insulto de un borracho,
el bofetón de un cualquiera
y la patada de un asno.

Rubén Darío







cuando escupes palabras
que huelen a orín
enciendo el paraguas de mi sonrisa
para que la lluvia de tus insultos
no moje mi calma





© 2009 Alma

40 hablaron con Alma:

ÁFRICA dijo...

Bonito Paraguas para que los insultos nos resbales.
Un beso

De cenizas dijo...

1. No ofende quien quiere, sino quien puede.
2. A palabras necias, oídos sordos.
3. No discutas nunca con un idiota, podría no notarse la diferencia.
Y tu paraguas.... el mejor.


besos

Isabel Romana dijo...

Me encanta la gallardía con que abres el paraguas y te cubres de las estupideces. Me gusta tanto, que te voy a imitar... Besos, querida amiga.

El peletero dijo...

Entonces ése no es un envidioso ni un borracho ni un cualquiera, ni tampoco un asno si necesitas abrir un paraguas para proteger tu reposo.

Saludos.

ISIDRO R. AYESTARAN dijo...

mi querida amiga del ALMA:
subrayo con tu idéntica poesía este repelente tuyo para imbéciles... (que mira que les hay).

Mil besazos siempre

Lala dijo...

Sí, sí, yo voy a hacer lo mismo!!!
Ninguna lluvia de insultos merece nada.
Sonrisa indiferente, un bonito paraguas y de lo más efectivo!
Alma, cómo has venido de fuerte! Me gusta!
:D
Te sonrío pero sin paraguas, a boca abierta, para que nunca me resbalen tus palabras.


Un besito


Lala


P.D. Otro banner precioso!

1600 Producciones dijo...

Fantástico! Con tu permiso creo que voy a empezar a usar un paraguas como el tuyo.

Saludos

Anónimo dijo...

Ojalá tuviera ese paraguas, que mostrara mi indiferencia ante ciertas palabras y actitudes, ojalá todo me resbalara.
Tus frases, cada día son más geniales Alma.. , gracias por compartirte.
Aire

Neogeminis dijo...

A veces es muy efectivo...otras, no tanto.


un abrazo!

iliamehoy dijo...

Nunca me gustaron los paraguas, excepto ahora, que sé que puedo emularlos con una sonrisa.
Qué serenidad leerte, desbordas la calma que tan a menudo me falta.
Una sonrisa

Juanjo dijo...

Por eso te rodeas de pocos imbéciles, pues es sabido que éstos no nadan bien en aguas en calma.

Besos.

ANRO dijo...

Desde luego aquel que abriera de esa forma la boca no podría llevarse mejor respuesta.
Espero con verdadera curiosidad tu poema al tiempo que se acerca. Puede ser algo grande.
Un abrazote.-

Jorge dijo...

Vaya... versos contundentes. Hay mucha fuerza en ellos, un mensaje que cae como un rayo en los `paraguas rotos de aquella/s persona/s a quien envias el susodicho "recadito".

En fin, me gusta la mirada directa con que enfocas estas dos estrofas. Las hunde de personalidad.

Un saludo.

Lala dijo...

Estaba pensando que las personas que insultan, en realidad sólo se insultan a sí mismas, aunque pretenden mojar a los demás.
Dime lo que haces y te diré quién eres.
Hoy tengo el día reflexivo, incluso he tomado notas de mis paranoias. Y en esas reflexiones, me acordé de tus palabras, siempre sabias.
No sé si te idealizo, pero es que me pareces siempre tan contundente! Y eso es síntoma de seguridad.
No me hagas caso, sólo pasaba a ver a mi maestra :D
Sí, aunque no lo diga y no lo sepas y no lo creas, te he cargado con ese título.
De mayor quiero ser pelirroja.


Un beso


Lala

Adan dijo...

Muy bueno.

Josep dijo...

¡Olé!

Bello el poema de Rubén, bello el tuyo, y bellas la fotografía de tu paraguas multicolor y el banner de hoy.

Una abraçada.

Luis dijo...

Me encantó eso de "no moje mi calma", creo que ese es el bien más preciado que pudede tenerse la calma absoluta inconmovible frente al comentario desatinado o la frase hiriente.
Un abrazo.

Nikté dijo...

Voy necesitando un paraguas de esos, pero no se dónde se compran, ni sabría como utilizarlo.
Temo que soy demasiado susceptible, posiblemente la que debería cambiar soy yo, no importarme demasiado lo que digan, si se que no es cierto.

Ains, tocaste algo que me duele últimamente, pero lo llevo como puedo, a cuestas, pero pesa tanto...

Dante B. dijo...

te ofendieron?
son gente sin alma

VeroniKa dijo...

y cuando recurren al insulto, es que ya están muertos.
Pobres y podridos seres que viven la oscuridad.
besos

Dana Andrews dijo...

Qué bonito abrir el paraguas de tu sonrisa... A la vez de escribir un bonito y aleccionador poema haces una reinterpretación genial del genial Rubén Darío.

Gó dijo...

Es una estupenda actitud que deja al que escupe la boca abierta(nunca mejor dicho)
Besucos

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Certeras palabras contra quien esgrime necedades. Un besote fuerte y muy feliz domingo, Alma.

July Macuada Ilustradora dijo...

que siempre tengas tus paraguas listo, para que nadie interpele tu calma, alma. me encantó, un abbrazzo enorme..:)

bARE-eYED sUN dijo...

arriba! Alma,
muy bien dicho!

..
.ero

manuespada dijo...

Lo mejor ante el insulto es la indiferencia, es decir, ignorar al insultador.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Tu nombre es Alma y tu alma también.

Joe dijo...

Admiro tu entereza ante la injusticia, ojala aprendiera yo que me vuelve loco y ya tengo ganas de que mis tigres se el echen encima a cualquiera que lastime.

A remar!

PD: El banner de hoy es magnifico, una belleza!

jlg

jotabede1 dijo...

Precioso y sutil...como siempre. Y como siempre, ya esperando lo siguiente...
Has cambiado el color de tu pelo?
Un abrazo.

Jesús V. dijo...

Los días que constato la realidad de esos versos me pongo muy mal, como me ha oucrrido hoy.

Un beso.

techocolatecafe dijo...

Muchas gracias por tu poema. Sigo también tu ejemplo. Aún me recupero del último escupitajo que me lanzó una amiga, o eso creía yo...qué dolor. Preciosos tus versos, como siempre.

Un saludo

Miguel Baquero dijo...

El mejor desprecio es no hacer aprecio, ya se sabe, pero preiero tu paraguas de colores, dónde va a parar.

sandra conejeros fuentes dijo...

que preciosos poemas ambos!
gracias por compartir!

liver dijo...

Un texto muy acertado...
Lo mismo también sirve un impermeable verdad..? ;)
Besosssss

Anónimo dijo...

Hola, ola de mar...
Ojalá pudiera abrir ese paraguas. Yo me dejo...y me ensucian las malas palabras y actitudes ajenas, no siempre, claro, solo de las personas q me pueden hacer daño, esas que aprecias.
Las de las otras..depende..Alma..., cada día, más genial.., lo eres
Un beso
Aire

Jorge dijo...

Alma, ya me voy acostumbrando a tenerte como lectora y debo hacerte saber que me encanta. Como también me encanta la obra de Nicoletta. Tienes razón, es genial, una obra con una calidez extrema a la vez que sencilla: simplemente auténtica. Le pedí permiso para postear sus dibujos.

En cuanto a que el futuro es lo único que existe, permíteme discrepar de tu opinión. Creo que en realidad, la parte del tiempo que ciertamente existe en ínfima; el presente es una gota en el mar del recuerdo (pasado) y la potencia (futuro). Sí que es cierto que el pasado y el futuro (como elementos y no como tiempos) sí que existen en nuestro recuerdo, en nuestra ilusión, y eso, compañera mía, es lo que probablemente provoque que finalmente exista algún que otro cambio en la vida de nuestra protagonista.

Un beso

Raúl dijo...

Palabras que huelen a orín, es una de las expresiones más acertadas a la vez que tremendas, que he oído nunca para las necedades.

moreiras dijo...

Suscribo el comentario de Raúl. Palabras con olor a orín, poesía pura.

Manuel dijo...

Como Buda cuando se sento bajo un ficus para alcanzar el nirvana...

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Hay otra cosa que se le olvido a Rubén Darío, de la que no debemos hacer caso: de la sonrisa de un político: ¡Nada que ver con la tuya, Alma!

Una sonrisa apolítica, para ti.

Publicar un comentario

di lo que quieras, estás en tu casa