lo cortés no quita lo caliente

domingo, 15 de junio de 2008



Conocí a Martín en un pub donde me reunía con unas amigas después del gimnasio. Se acercó a coquetear con nosotras, un conquistador buscando la presa más fácil, nos dejamos seducir porque no teníamos nada mejor que hacer, era un juego que todas conocíamos y en él que nos dejábamos atrapar por simple aburrimiento.
Fue más tarde cuando supe que vendía su cuerpo y ahí es donde empezó mi interés. Estaba cansada de hombres que se acercaban por mi dinero bajo la apariencia de un simulado y decadente cortejo. Se empeñaban en ofrecerme amor que no sentían a cambio del que yo pudiera ofrecerles en tarjeta de crédito cuando lo único que deseaba de ellos era un sexo momentáneo y satisfactorio. No necesitaba amor, no al menos en ese momento. Por eso lo de Martín fue una oportunidad que no deje escapar. Formalizamos un contrato verbal bastante flexible que podríamos llamar de arriendo de cuerpo a ciertas y convenidas horas. Al principio todo fue bien, faltó alguna vez a la cita pero sus excusas me parecían mentiras razonables y no era cuestión romper el compromiso a las primeras de cambio. Pero con los meses el se fue acomodando, pareció encariñarse conmigo, disponía de un sueldo fijo, dejó su trabajo en la discoteca y no acudía al gimnasio para mantenerse en forma y ésas si eran causas de rescisión del pacto. Yo estaba pagando por algo que el no me ofrecía y le planteé el ultimátum.

Hoy he ido a la discoteca donde trabajaba, he visto a un morenito llamado Norberto que parece reunir todos los requisitos, esta vez voy a dejar claro cuales son sus obligaciones contractuales. Lo cortés no quita lo caliente.


continúa (o no) en chantajea que es gerundio

© 2008 Alma

13 hablaron con Alma:

Raúl dijo...

Conozco yo a un abogado que te puede echar una mano en la redacción del compromiso. Las formalidades, siempre son las formalidades.

Marta dijo...

Oye y para que tener que reflejar nada en un contrato...
Cambiarían las cosas? quizás tu un día te cansaras de él y conoceras a otro "cachas" con unas "espectativas" un poco mas amplias y el dichoso contrato relegara tu voluntad.

Piénsalo que a veces aún sin contratos y sin pagarles no te los puedes quitar de encima, imaginate tu teniéndo él una nomina fija.

Ya ves que estoy poco sensible hoy.

Juanjo dijo...

El problema de los contratos es que siempre hay una parte dispuesta a romperlo, y el de la cortesía, que a menudo se confunde con el frío.
Suena raro susurrar porfavores, pero siempre es mejor que el sonido al pasar la tarjeta de crédito.

Besos.

Juan 43 dijo...

Yo creo que sí.
Que estas cosas hay que dejarlas muy claritas y pactaditas de entradas.
Primera claúsula: trátame como una reina cuando quiera ser reina.

Segunda cláusula: Trátame como una más cuando yo quiera ser una más.

Y así hasta todas y cada una de ellas...

Y luego lo más importante: Necesidades imprenscindibles para el "pisito" alquilado en cuanto a perfume, loción de pelo o centímetros...de biceps forjados en el gimnasio.

Si es que es lo eue tu precioso relato dice: que lo cortés no quita lo valiente.

Precioso, Alma, precioso y muy sugerente...

Besos gratis. ¿ NO ?
Je, je..

¡ Salud !

Nikté dijo...

Juas juas, pero Alma
¿Que te ha pasao?
Esta faceta tuya no la conocía yo.
Asi que fantaseando, ains, me parto de la risa.
A mi es que como los musculitos no me ponen, de veras, pero lo mismo con Andrés Calamaro, ays, que me mueroooo, aunque me desinfle la tarjeta Visa.
Me cagüen

Anónimo dijo...

Me ha encantado tu relato Alma. Yo, sobre contratos no se muy bien que decirte. pero igual para el caso estaría bien uno de obra y servicio jejeje

un abrazo.

-Jordi-

Anónimo dijo...

siempre me peleo con los blogger, somos incompatibles, soy javier, quizas por simbad te suene más.
Alquilarse por minutos y poder elegir la pieza... todo es cuestión de prioridades
pagar por sexo cuando en realidad pagarías tú, es una buena transación mercantil,pero siempre para dejar en el perchero colgado los sentimientos. Usas cuerpo , hedonismo contra lascivia.. nunca puede salir de esa combinación nada que perdure más allá de la anécdota

Sotto Voce dijo...

Un contrato, sí, pero que sirva sólo para una vez.
Y que se esmere, que se esmere si quiere conseguir otro! jajaja!
No sea que se acomode en la rutina y ya la hemos liao! ;)

Mira que me gustan las cosas de cara, oye, me parece perfecto!
Eso de "te hago creer que me seduces..." no me suena nada bien.

Ahora soy Luz... dijo...

Se de una señora "bien" que estableció el mismo tipo de contrato (verbal, eso sí) que el de tu entrada. Pasado el tiempo y satisfechas sus fantasías decidió finalizar el pacto. Fue entonces cuando él, el cachas en cuestión, prefirió jugar a otra cosa, chantajeando a la señora "bien" y haciéndola pasar por un verdadero calvario... Y hasta aquí puedo leer.

En realidad yo venía a tu casa a abrazarte, que conste.

Virginia dijo...

Amor y contrato? Sexo y contrato?...ummm no sé, no sé.
Este contrato entendámoslo como un mero pacto, y hay que cumplirlo. Lo bueno de este caso es que no habrían lágrimas desconsoladas, que eso siempre es una ventaja para las dos partes.

Y como le decía a Laura, que hoy vengo a decirte que me siento con ganas, con ganas de todo. Así que te dejo un abrazo muy fuerte y un beso de los que daban las abuelas, de esos apretujaditos.

Un beso guapa!

yogur dijo...

Como consumidora tú tienes la sartén por el mango, si el producto está defectuoso que te lo cambien o te devuelvan el dinero XD

Besos mil ;P

F. el Náufrago dijo...

A ningún hombre se le debería permitir acomodarse una vez cree haber conquistado a una mujer. O una vez ha establecido un pacto fáustico con ella. No, señor, un mínimo de respeto para con los acuerdos contraídos.

(Pero, no os quejéis, que os podéis mantener a salvo de energúmenos egoístas y balas perdidas como el que escribe.)

Así que... ¿un cambio de hogar, eh? Me gusta el color de las paredes, y, por supuesto, las cortinas de palabras.

Un saludo. (El Náufrago, a veces El Errante)

vic dijo...

me encanto simplemente me encato en demacia...con q te cambiaste con los de enfrente(blogger) y dejaste a las spaces...esta bien esta bien cuidate un beso ciao.

Publicar un comentario

di lo que quieras, estás en tu casa