asustar al ruiseñor

miércoles, 5 de noviembre de 2008





te pesan los brazos,
son ramas repletas de pájaros

pegados por el desaprensivo,
son títeres caídos
sin su alma de varilla,
esperando que alguien,
que algo,
corte los invisibles hilos
sacuda el árbol
y los ruiseñores caigan,
ni asustarlos puedes
te pesan los brazos


en mi voz





© 2008 Alma

18 hablaron con Alma:

Penélope dijo...

Por qué pesan tanto los brazos, que son incapaces de alzarse?
Por desidia, dejadez, por tristeza, por desgana, por cobardía, por desinterés?
Por qué los ruiseñores están presos en el árbol?
Ay Alma, o no estoy muy despierta, o no acabo de descifrar tu metáfora...porque es una metáfora, lo sé...

Tendré que meditarlo...


Un besito meditabundo...


P


P.D. Me has recordado que he de ver a otro amigo que me dejó igual de boba al leerle...
Debe ser cortocircuito general en mis neuronas, ainss...

Anónimo dijo...

Precioso poema Alma, por qué? tendremos que hacer el esfuerzo de adivinarlo, ya se nos ocurrirá algo.
Fuerte abrazo!
Gcc.

Penélope dijo...

Deseo con todas mis fuerzas que alguien o algo sea capaz de liberar a los pájaros de las ramas de ese árbol, para que estas puedan seguir alzándose libremente hacia el cielo.


Un abrazo


P

(P de pesada, hoy)

dijo...

Y pesan tanto que sientes que la tierra se acerca cada vez más.Pesan los brazos de la carga indeseada,y no se "van",no,ni asustándoles.
Sólo un deseo inmemso ,no sé su nombre,podrá liberar el peso.
Besucos

P.D.
Precioso el poema que me dejaste.
Gracias¡¡¡

Juanjo dijo...

Cuando uno lee, escucha, un poema como éste, algunos de los pájaros que tiene prendidos echan a volar.

Yo tampoco sé si he comprendido muy bien esta metáfora, pues admite muchas interpretaciones, hasta la literal, la física, del parany, cambiando los ruiseñores por tordos.

Besos.

jlg dijo...

Hay tan poco que sabemos de las cosas, como ayudar a un árbol a ser positivo y esperanzado?. Por un rato mirare el árbol sin ver el bosque, es que me dan vertigo sus detalles.

Raúl dijo...

Si fuera abril, hablaríamos de astenia primaveral. Estando en noviembre, el diagnóstico a la fuerza tendrá que ser otro.
Encomendémosnos en todo caso a San Dimas.

cacho de pan dijo...

posiblemente los ruiseñores no quieran alejarse de tí.

Penélope dijo...

He venido a escuchar el canto de los pájaros en tu voz.
Creo que ellos desean volar, se les nota en su trino triste...


Un besito, con notas de esperanza!


P

Isabel Romana dijo...

Un poema que transmite muy bien la desolación. O, al menos, así me lo parece. Pero es propio de las almas el remontar el vuelo. Saludos cordiales.

Mónica dijo...

"son ramas repletas de pájaros", qué buen verso. Y qué nítidos se ven esos brazos inmóviles.
Saludos

DaNi dijo...

Agotadas las fuerzas, decrépito el cuerpo, me ahogo bajo el agua de los sueños, aunque mi mente, despierta y jóven, ordene nadar hacia la superficie.

Simplemente eres genial.
Hace poco he visto una entrevista a Agustín Díaz Yanes con motivo de su última película, de la cual es también el guionista, y contaba cómo le había ido surgiendo en la imaginación mientras rodaba otra completamente diferente. Cómo admiro esas mentes privilegiadas, llenas de recobecos que trabajan de manera independiente y sin descanso.

DaNi ;)

Señor A dijo...

Existe un árbol, muy lejano que es el centro del mundo. Donde todo gira sin cesar.
En ese árbol no hay tiempo de respirar y mucho menos de mover los brazos.
Por que preocuparse si no sentimos las tristes alambres que sos sirven de soporte?
Mejor ser viento libre que árbol enraizado.

Anónimo dijo...

Tal vez sean las llagas con las que cada uno tiene que vivir Alma, pero sí puedes, quizás no ahora o en este momento pero tal vez mañana porque eres una mujer llena de amor y cuando una mima a las personas que le rodean, cuando se preocupa por ellas, y me consta que tú lo haces, sólo puede recibir lo mismo a cambio.Un beso y un empujoncito para que tus ruiseñores vuelen muy alto.
Fuerte abrazo!
Gcc.

Liver dijo...

Fijate que a mi me pesa muchas veces mas el alma, entonces necesito los dedos para sacudirle el peso...
Si me pesaran los brazos, como movería mis manos y a su vez estas mis dedos para sacudir el alma... y que cantaran los ruiseñores...

Besos

Anónimo dijo...

Ojalá esos pajaros levanten su vuelo y alcancen su libertad.... dejandonos libres a su vez.
Precioso poema Alma.

Gracias por el poema que me dejaste en tu voz. Ya sabes que me gusta como recitas. Un hermoso regalo que me guardo.

Abrazos

Sara.

Raúl dijo...

Eso de que se le llame "el desaprensivo" a lo incierto, es una gozada literaria, Alma. No me había dado cuenta.

Anónimo dijo...

me gusta, me gusta, no sé si lo capto al 100% per me gusta

¿Quién es el desaprensivo?

un abrazo

-Jordi-

Publicar un comentario

di lo que quieras, estás en tu casa