¿Por qué tú nunca estuviste en mi ciudad?

domingo, 25 de marzo de 2012

ilustración de Maria Lavezzi

un poema de Sergio Borao Llop en mi voz









Siempre otras luces, siempre otras aceras, 
salpicando tu paso, siempre otras esquinas 
alejándote de mí, como un destierro. 

Y aquí en lo cotidiano mirándonos, 
día a día mirándonos sin llegar a comprender, 
día a día comprobando sin asombro el absurdo 
que supone fingir que estamos vivos, 
que nunca nada ocurrió, como un silencio cómplice 
que parece negar las puertas entreabiertas del pasado. 

Pero son otras puertas, otras habitaciones, 
nunca es el mismo hotel, nunca la misma calle; 
otras son tus palomas, otros tus soportales, 
nunca es la misma plaza, aunque sea la misma. 

¿Pero por qué jamás estuve en tu ciudad? 

Yo quisiera habitar tus parques en secreto, 
llenar tus galerías con el tono cansino 
de mi voz que te nombra y te celebra 
aun cuando nada escuchen tus cornisas; 
vagar por los pasillos que nunca conocí 
y que acaso ya nunca, nunca conoceré, 
porque otra es mi ciudad, 
aunque ahora y aquí, mis ojos en tus ojos 
crean reconocerse y encontrarse, 
pero sé que también esto es mentira, 
que es tan sólo mi cruel esperanza de mendigo 
y que esos ojos que me miran tristemente 
tampoco son tus ojos ni soy yo lo que miran 
y esta no es mi ciudad 
y acaso tampoco sea tu ciudad, tan lejana, 
o tan cercana, ¿cómo vamos a saberlo? 
pero en todo caso, en otra parte, 
en otro espacio o tiempo 
__________________ya irreconciliable. 


31 hablaron con Alma:

40añera dijo...

Cuando alguien lee poesía y es capaz de hacértela sentir es un don y tu hija mía lo tienes
Un besote

Rochies dijo...

he sentido muchas veces la necesidad de plasmar algo así, sólo que no encontré las palabras.
Gracias, Alma.

Blanca dijo...

Bellísimo todo. El poema. Escucharlo con tu voz y la ilustración de hoy...

Noris Marcia dijo...

Escuchae el poema con tu voz es una delicia, tus palabras vibran de un modo vertiginoso.
Escribes bello, Alma. Saludos y un abrazo.

mi nombre es alma dijo...

Muchas gracias por tus palabras Noris en lo que me concierne, pero esta vez el mérito es del poeta Sergio Borao LLop al que podeis visitar si pulsáis en su nombre.

Anónimo dijo...

Una preciosidad.
Sonrío.

Raúl.

Maria Lavezzi dijo...

Que hermoso Alma! Que lindo poder acompañarlo con esta imagen!

mabel casas dijo...

alma
el poema se planta en tu voz y trasmite esa desazón del poeta , ante algo que el tiempo no cura
mis saludos a Sergio Borao LLop, hace tiempo compartimos una lista literaria...Siempre me gustó su forma de decir
un abrazo

Sergio dijo...

Gracias, en primer lugar, a alma, por la voz y la publicación del poema en este espacio. Gracias a María Lavezzi por la ilustración. Y también a quienes comentaron, en especial a Mabel por el recuerdo de ese tiempo compartido.
Abrazos.

Juanjo Montoliu dijo...

La ciudad es una, indivisible. Es nuestra. Y si no lo es, no merece tal nombre. Podríamos llamarlo castillo o poblado fortificado. Edificaciones que son de alguien y se convierten en puntos de desencuentro.

Besos.

cheshire55 dijo...

Hola, ola de mar..
Hubiera querido escribir así o parecido, lo vivido hace unos meses. No lo pude hacer y me lo encuentro a ti.
La poesía relata a quién la escribe y también al que la lee. No somos tan distintos.
Pero sabes...en mi caso, esa irreconciabilidad ( se escribirá así), aunque me frustró al principio, luego me trajo mucha calma, pues dejé de desear lo que no era posible y pude desear otras cosas.
Un beso
del
Aire

El peletero dijo...

No sé què he de contestar-li, en tot cas se m’acut preguntar: quan sentiré un poema en català i/o valencià?

Gràcies

Lo Siento por Interrumpir dijo...

Me vinieron a la mente otros versos, de otro poeta: (a saber porqué)

Y cuando ella me hable
de un cielo oscuro, de un paisaje blanco,
recordaré
estrellas que no vi, que ella miraba,
y nieve que nevaba allá en su cielo.
Con la extraña delicia de acordarse
de haber tocado lo que no toqué
sino con esas manos que no alcanzo
a coger con las mías, tan distantes.

Una pajarita dijo...

Me ha parecido especialmente triste.
Una tristeza algo así como de un "querer y no poder".
Quizás me haya parecido más triste por haberlo vivido alguna vez.
Pero siempre es bonito escucharlo de tu voz.


Un beso

abril en paris dijo...

Ese pudo ser y nunca fue..qué tristeza tan bien contada, qué palabras tan bien sentidas.
En ésta casa siempre hay lugar para los sentimientos.

Saludos

techocolatecafe dijo...

Triste y hermoso.Todos tenemos en el corazón una ciudad de estas...

Un beso

Miguel Baquero dijo...

El poma en tu voz, por supuesto, y la ilustración, sobre todo, me han parecido geniales

MTeresa dijo...

Nostalgia y melancolía,
el parpadeo de tristeza
en los ojos y el camino,
precioso

Rayuela dijo...

de ciudades y distancias...


besos, alma*

Luis de Burg dijo...

nunca es bueno tropezar con la misma piedra, esta vida está tan llena de momentos, que llevamos tatuados no sólo en nuestra carne, también en nuestra alma, volver a repetirlos es signo de no haber aprendido nada, que nuestros tropiezos no sirvieron de nada

Manuel dijo...

Las ciudades como las personas van perdiendo poco a poco su identidad, para confundirse con otras...

virgi dijo...

Encuentros que nunca se producirán, caminos que no se cruzan.
En tu voz parece que aú queda la esperanza.
Besos, Alma

virgi dijo...

(perdón: "aún")

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

"...Y aquí en lo cotidiano mirándonos,
día a día mirándonos sin llegar a comprender,
día a día comprobando sin asombro el absurdo
que supone fingir que estamos vivos..." y todo lo demás.

Saludos.

liver dijo...

irreconciliable...quien lo sabe, en todo caso preciosa desesperanza.
Besos

Alonzo Junot dijo...

Es como doblar calles y enderezar esquinas.
Besos!

mabel casas dijo...

querida alma
gracias por pasar siempre con tus palabras reflexivas que dejan flotando más...en mí, por mi blog
y agradezco las palabras de sergio, por el acordarse
besos amiga
mabel

Beatriz dijo...

Acostumbrarnos a la nostalgia es acaso el recurso para sobrevivir. O pensar que a veces las distancias hacen imperecederos los recuerdos. Y los embellecen, los dulcifican.
Hermoso en tu voz
Besos

E. C. Pedro dijo...

Alma, a veces creo que somos como tortugas que llevan su ciudad a cuestas. No sé, tal vez es más difícil estar en otra ciudad de lo que uno se imagina: en últimas, lo único que uno habita es su propio cuerpo, y este suele establecer relaciones bastante similares cono lo que se encuentra: una plaza es una plaza es una plaza es una plaza...

Saludos.

Cris (V/N) dijo...

Regreso.... feliz de leerte y oirte!!

Petons, querida Alma, muacksssss :)**

Misk dijo...

Por la gracia sutil de tú estilo, elegante, delicado y con ternura de sentimientos,
no moriré del todo... aunque mi Alma
lo pida a gritos.

Misk

Publicar un comentario

di lo que quieras, estás en tu casa