cinismo

domingo, 22 de abril de 2012

ilustración de Alberto Vargas

un poema de 
Lina Zerón 
en mi voz



¿Remordimientos yo? 
Qué va. 
Si para dormir exhausta
cuento mis pecados cotidianos en vez de borreguitos negros.
Con el roce de tus labios, 
con mis ganas de vivir me atraganto, 
con las escamas de tu lengua, 
entre mis recuerdos y tu olvido, 
entre tus muslos y los míos, 
entre mi edad madura y tus ojos de niño 
voy al sueño.

27 hablaron con Alma:

Luis dijo...

Buenísimo Pepa, me encantó, quizás porque en alguna ocasión recibí esas palabras de alguien cuando yo tenía los ojos de niño (bueno ni tan niño).

carmenbs dijo...

Me parece maravilloso, cuantas veces no nos iremos al sueño contando pecados...

Besos

Odiseo de Saturnalia dijo...

Me suena a una dulce nana...

Blanca dijo...

Una belleza, el poema. Tú voz hace el resto..

Un beso

Lo Siento por Interrumpir dijo...

Contar las ovejas negras... ese era el secreto para conciliar el sueño.

cheshire55 dijo...

Hola, ola de mar..
El cinismo a veces nos salva de males peores, diría. Pues al menos hacemos un poco la paz con nosotros mismos y damos una imagen que creemos que nos protege. Claro, que tarde o temprano nos pasa factura.
Un beso
del
Aire

Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Beatriz dijo...

Arrepentirnos de ser felices, de disfrutar de la vida, de alcanzar la plenitud en el amor, en el placer de vivirlo ? Acaso el serlo implique que la moral arcaica y retrógrada nos encasille como pecadora. Puro cinismo.
Yo no claudico y arrepentirme ¡Jamás!

Un abrazo

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Precioso poema, el que nos ofreces hoy , Alma.

Saludos.

Ángel Iván dijo...

Que gusto, ni remordimientos ni perdones y menos por los que lo dices, ante el deseo un paso al frente.

Luis de Burg dijo...

realmente es un encanto, me haz hecho sentir cosas tan divinas (pervertidas) que trato de ocultar bajo el manto oscuro de mi alma, aquellos ojos de niña que me perturban noche y día con ese brillo particular (inocente) me siento culpable, siempre me he sentido culpable, pero por alguna razón me habeis empujado a sentirme libre sin remordimientos, volver a sentir sus muslos entre los míos, las escamas de su lengua y el roce de sus labios, y dormir exhausto contando mis pecados como si fueran simples borreguitos negros... luego de leerte (escucharte) seguiré cometiendo pecados e irme al sueño saboreándolos...

un millón de besos para ti :)

Alonzo Junot dijo...

El cinismo es un traje hecho a la medida del que viste de temores.

Abrazos redondos!

El peletero dijo...

Siempre hay quien, a pesar de todo, duerme tranquilo porque no se siente concernido ni por lo que ha hecho ni tampoco por lo que ha dejado de hacer.

abril en paris dijo...

De amar nunca uno se arrepiente. El "pecado" es no haberlo hecho...y soñar despierto sin vivir dormido.
Palabras que son más que poemas.

Saludos Alma, sin remordimiento

Una pajarita dijo...

Yo prefiero contar pecados que frustraciones.
Además, contando frustraciones es difícil conciliar el sueño ;)



Un beso

Juan Herrezuelo dijo...

Es hermoso atragantarse con las ganas de vivir. Pecado sería darle vueltas a la vida en el plato, sin ánimo para llevársela a la boca, o masticarla desganadamente hasta hacer con ella una papilla indigerible. Se vive a bocados, con ansia, como si el vivir fuera instante… que lo es, por cierto.

40añera dijo...

Me encanta es para escucharte mil beses y terminar convirtiéndolo en un mantra
Besotes

Manuel dijo...

Que me quiten lo "bailao"...

lopillas dijo...

Iba a decirte lo mismito que Manuel, lo que me choca es el título. Desparpajo más bien.
Besitos Alma

iliamehoy dijo...

Tu voz generosa cincela con dulzura el relieve de tan hermosas palabras.
Una sonrisa

Juanjo Montoliu dijo...

Si nos quedáramos todos en los "mordimientos" dormiríamos más tranquilos. Pero no nacerían poesías como ésta.

Besos.

Noris Marcia dijo...

Alma, tu voz engrandece el poema y no puedo dejar de oir el poema con agradecimiento.
Un abrazo,

Rayuela dijo...

contar pecados para dormir...
y tu voz


abrazo*

mabel casas dijo...

contar pecados para dormir? o para desvelarse y volver a sentir?
un poema para cambiar las reglas sutiles de la infancia, y ser adultos placientes de los vivido...aún en duermevela

lindo oirlo por vos
todo un homensaje a la autora
un abrazo

virgi dijo...

Oyéndote seguro que duerme mejor.
Besos

Tere dijo...

Hola Alma, maravilloso post, me encanto!!
Un abrazo.
Tere.

Anónimo dijo...

El cinismo es el cobarde suicidio lento del alma, es un orgullo sinónimo a cocaina, es pelear sucio, es ser un cobarde disfrazado de valiente.

Publicar un comentario

di lo que quieras, estás en tu casa